Brujería después del amor

Ilustración por Sariolett (Sara Rave Ramírez)

¿Qué tanto se puede confiar en un ex? Quizá por envidia, rencor o despecho esa persona sea capaz de hacer que todo en tu vida salga mal y no sepas por qué.

Mi teléfono vibró una, dos, tres, cuatro veces. Lo ignoré un rato, estaba ocupada con otras cosas y sabía que si lo revisaba sería mi mamá preguntando qué tal mi día o mi hermano para pedirme algún favor.

Cuando me desocupé, vi que no era ni mi mamá ni mi hermano, sino una de mis amigas más cercanas contándome que le habían hecho brujería, que parte de sus males y fracasos en el amor tenían un nombre: Iván, un exnovio con el que se iba a casar tres años atrás, pero que dejó al enterarse que le era infiel.

Ella lo olvidó y lo sacó de su vida, pero esa tarde, después de visitar al brujo del barrio, que era conocido y de confianza de su hermano, supo que solo él era capaz de hacerle “una ligada cruzada”, un hechizo que, según el brujo, traía mala suerte, depresión, pocas ganas de vivir, problemas familiares, económicos, de salud y por supuesto, de amor.

Todo esto lo había sentido, ahora sabía el por qué y aunque sintió que le dieron una fuerte cachetada, entendió que debía hacer algo lo más pronto posible: liberarse de esa maldición que cargaba y que, de paso, le había dejado muchas preguntas –“¿por qué a mí?”, “¿acaso no tengo derecho a enamorarme?”, “¿soy una mala mujer?” –, una relación no muy buena con su padre, deseos de morir y una que otra lágrima derramada.

Me quedé preocupada con su situación, no sabía cómo podía ayudarla. Cuando nos vimos, me contó que don Raúl, el brujo, le ofreció tres curas diferentes para deshacerse de ese mal que la acompañaba y que, de alguna manera, la tenía estancada. Me explicó cada una, no le dije nada, solo pensé que no se merecía pasar por esto y tener que escoger una de las tres para liberarse, limpiarse. Ella no entendía cómo una persona a la que le dio tanto, le pudo hacer ese daño que, a pesar de ser silencioso, era poderoso: así se lo dijo don Raúl y ella le creyó, porque no encontró otra explicación para lo que le venía pasando.

Después de varios días, tomó una decisión: el remedio que le compraría al brujo no le iba a hacer daño a otra persona, ni siquiera a ese ex que sin pensarlo la hizo pasar malas experiencias e incertidumbres. Me pidió que la acompañara donde don Raúl, estaba convencida que a partir de ese día su suerte, por fin, cambiaría. Antes de enterarse de lo que realmente tenía, buscó ayuda en otras personas, pero nada le dio resultado; esta vez confiaba en que iba a ser diferente, que si seguía paso a paso la cura contra la ligada cruzada, podría ser nuevamente ella.

Así lo hizo, durante casi un mes cumplió sagradamente con todo lo que don Raúl le dijo que hiciera: se echó menjurjes, usó amuletos, prendió velas, se bañó con jabones especiales y, poco a poco, se sintió diferente, más liviana, más alegre y renovada. No supo si era sicológico o si realmente el remedio había funcionado, no le importó, solo esperaba que esto fuera el comienzo de una nueva etapa en su vida, una en la que Iván no estaría más con sus hechizos, malas intenciones y monicongos, como el que alguna vez, astutamente, dejó en el closet de su habitación.

A él no le deseó el mal, “no tengo corazón para hacerlo”, me dijo. Creía que, en cualquier momento, la vida misma le devolvería todo lo que su corazón, quizá por despecho, lo llevó a hacer.

¿Cómo reaccionarías si te enteras que tu ex te hizo algún tipo de brujería? Déjanos tus comentarios.

Sariolett (Sara Rave Ramírez)

Diseñadora gráfica amante de la ilustración, los animales y los postres. Le encanta el diseño de personajes, el arte digital y las historias. Sueña trabajar y vivir haciendo lo que más le gusta: dibujar.


Comunicadora social – periodista. Disfruta de las cosas pequeñas: leer un buen libro mientras viaja en metro, caminar sobre hierba, tirarse en una terraza a ver las estrellas, comer un helado o ir a cine sola. Las novelas históricas y las crónicas la atrapan con facilidad, lo mismo que un partido de fútbol o uno de tenis.