Cómo sobrevivir a un Viernes Negro

Una tradición americana que se popularizó hace más de tres décadas en Estados Unidos es hoy una fecha que augura las festividades navideñas en casi todo el mundo. ¿Cómo superar con éxito el último viernes de noviembre?

  • Haz una lista de lo que necesitas. Así como es bien reconocido el consejo popular de no salir a mercar con hambre, más vale que no llegues a la web esperando qué encuentras. Lista qué cosas te hacen falta o qué quieres renovar, compara precios en los días previos y si después de ingresar a varios portales crees que es una buena oferta de Black Friday, adelante, hazlo tuyo.
  • Cambia los objetos por experiencias. Así mantendrás un grato recuerdo por mucho más tiempo. Cenas, viajes, conciertos, obras de teatro y otras posibilidades durarán en tu memoria más semanas que la novedad de una caja destapada.
  • Sí, mira la letra pequeña. Especialmente si realizas las compras por internet. No querrás llevarte la sorpresa de recibir una talla o referencia que no es, pagar costos de envío, impuestos o cargos extras por el método de pago utilizado.
  • Millones de personas sí pueden estar equivocadas. Las largas filas, las puertas abiertas, las maratónicas jornadas y las fotos en redes sociales de las nuevas adquisiciones promueven la idea de una gran fiesta que nadie debería perderse. Sin embargo, piénsalo dos veces, la elección de la mayoría no siempre es la mejor. No actúes como Bart.
  • Calma, vendrán más. Además de las tiendas de low cost, cada vez son más populares la creación de momentos para incentivar el consumo. Si dejas pasar este Black Friday, no te preocupes, en semanas estarán de vuelta las rebajas de Navidad y de Año Nuevo, los ciberlunes, San Valentín, los días del padre y de la madre, y Amor y Amistad, entre otros. Resiste al lema “si lo quieres, ahora es el momento”. Estar con las manos o la cesta vacía no es una pérdida de tiempo, al contrario, puede ser tu mejor decisión.
  • Apaga tu “modo compra”. Calcula con raciocinio si realmente el descuento justifica que realices la compra en esta fecha y si lo haces paga máximo a un mes. Los famosos descuentos del 20 % o del 50 % pueden ser una ilusión que luego pagarás en 36 módicas cuotas de tu tarjeta de crédito con intereses incluidos. Ten presente que las estrategias de marketing abundan y que su propósito es generar la percepción que el precio inicial era mucho más alto para incrementar tu sentido de urgencia, colocar artículos “gancho” con existencias limitadas para cautivar tu atención o liquidar inventarios. Cuidado, una vez allí difícilmente podrás salir invicto.
  • No sumes deudas. Según un informe de TransUnión cada usuario de tarjeta de crédito colombiano debe en promedio $4,3 millones, mientras que la firma Insolvencia Colombia afirma en el primer trimestre del año creció un 35 %, con respecto al 2017, los usuarios que se han declarado en quiebra. Que el placer de un clic no desencadene un tormento de meses.

Y tú, ¿te rindes o vences al famoso viernes?


Disfruta tanto de la crónica y de la entrevista, como del cine, la literatura y la música. Apenas era un adolescente cuando conoció Quac y desde entonces lo atrapó el periodismo, oficio que ha desempeñado por una década y del que aprende todo el tiempo, desde la definición de su propia generación, multipantalla, según dicen, hasta el futuro posible que se imaginó Ridley Scott en Blade Runner. La última autora que lo asombró fue Lucia Berlin.