LEYENDO

Líderes en guerra: 5 pasos para auxiliarlos

Líderes en guerra: 5 pasos para auxiliarlos

Son líderes, deben adelantar proyectos juntos y solucionar problemas de sus equipos de trabajo. Sin embargo, cual obra shakesperiana, no se pueden ni ver. ¿Cómo solucionarlo?

Nadie dijo que trabajar bajo un mismo techo y entre las mismas paredes por más de seis horas diarias garantizara tener buenas relaciones. En algunos casos, lo que debería mantenerse como una zona de paz, termina en situaciones salidas de control: miradas por encima del hombro, gritos en las oficinas o hasta pactos de silencio.

Mientras tanto, los antagonistas de esta “guerra” susurran, entretienen sus horas de almuerzo con comentarios y presencian asombrados los momentos más explosivos. Lo cierto es que un conflicto en tu lugar de trabajo puede ser causado por una diferencia de opiniones, creencias o valores, por un malentendido, choques de personalidad o hasta por el desacuerdo hacia políticas corporativas.

“los conflictos son hechos completamente normales en las empresas y entre los equipos. Sin embargo, el éxito de las organizaciones se funda precisamente en cómo los superan y los utilizan para capacitar, enseñar e inspirar”.

Para el psicólogo y magíster en educación, con más de veinte años de experiencia en procesos de pedagogía y consultoría  organizacional, Ramiro Valencia Monsalve, “los conflictos son hechos completamente normales en las empresas y entre los equipos. Sin embargo, el éxito de las organizaciones se funda precisamente en cómo los superan y los utilizan para capacitar, enseñar e inspirar”.

Aunque no hay fórmulas perfectas, estos son cinco pasos que pueden ayudar a lograr un acuerdo de convivencia o, por lo menos, de tregua.

  1. Comprender las causas del conflicto. ¿Están discutiendo por rivalidad, inseguridad, resistencia al cambio o confusión de roles? La solución de un problema comienza por poner las cartas sobre la mesa, a veces pueden ser superficiales o requerir ayuda profesional. Identificar las causas es el primer paso.
  2. Encontrar motivaciones comunes. Que la emoción y las ganas de hacer las cosas bien sean más fuertes que las diferencias personales. Restablece los vínculos con tu adversario a partir del respeto mutuo y la cooperación.
  3. Recordar los objetivos corporativos. ¿Cuál es el foco, las metas y los objetivos empresariales que deben cumplir juntos? Los líderes eficaces no piensan en función de sus propios intereses sino en los de la organización. Se consciente de la meta en común.
  4. Practicar la coherencia. Que lo que pienses coincida con lo que dices y haces. Si piensas que eres inteligente, actúa con inteligencia: no separes o parcialices al equipo de trabajo.
  5. Construir una relación positiva. Encuentra el equilibrio entre la razón y la emoción. Haz tu mejor esfuerzo para entender el punto de vista del otro y nutre cada día los puntos positivos de la relación.

Disfruta tanto de la crónica y de la entrevista, como del cine, la literatura y la música. Apenas era un adolescente cuando conoció Quac y desde entonces lo atrapó el periodismo, oficio que ha desempeñado por una década y del que aprende todo el tiempo, desde la definición de su propia generación, multipantalla, según dicen, hasta el futuro posible que se imaginó Ridley Scott en Blade Runner. La última autora que lo asombró fue Lucia Berlin.  

ARTÍCULOS RELACIONADOS