LEYENDO

Lo que no debes decirle a un vegetariano

Lo que no debes decirle a un vegetariano

Cada vez más personas toman como estilo de vida el vegetarianismo, sea por razones de salud o por convicciones morales, y mientras crecen en número, la curiosidad –o impertinencia– de los no vegetarianos también. Evita comentarios y preguntas como los de la siguiente lista.

  1. Si no comes carne, ¿solo comes ensaladas? Obvio que no. No se puede vivir solo de ensaladas, es más, hay vegetarianos que ni las comen. Legumbres, frutas, cereales, nueces, semillas hacen parte de sus dietas.
  2. ¿De dónde sacas las proteínas? Hay muchas fuentes, las carnes no son las únicas. Alimentos de origen vegetal como el pan, cereales, pasta, arroz aportan buena cantidad de estas.
  3. Antes comías carnes. Sí, pero como toda persona tiene derecho a cambiar su estilo de vida y si su decisión fue ser vegetariano, debes respetar.
  4. Yo no sería capaz de dejar de comer carne. No te lo están preguntando. Además, si lo hicieron fue porque se lo propusieron y trabajaron en eso.
  5. Pero si comes pollo y pescado… No, no y no. El pollo y el pescado son animales, por eso su carne tampoco está incluida en la dieta vegetariana.
  6. No tiene mucha carne, se la quitas y ya. ¿Por qué pediría una comida que tenga un poquito de carne si puede elegir una que no tenga aquello que decidió no volver a comer?
  7. Las plantas también sienten dolor. Sí, sienten. Pero para ellos lo que “siente” una zanahoria al ser sacada de la tierra, no es comparable al dolor de un animal sacrificado.
  8. Estás fallándole a la cadena alimenticia. No comer carnes no los convierte en detractores del llamado “orden natural”, simplemente decidieron hacer las cosas de otra manera que no incluye comer animales.
  9. No entiendo cómo no te puede gustar la carne. Antes de ser vegetarianos, muchos disfrutaban de un asado, un filete o unas costillas, pero un día dijeron no más y los eliminaron por completo de su dieta.
  10. Verdad que no puedes comer carne. No es que no pueda, sino que así lo decidió. Así que si vas a invitarlo a comer no olvides que su menú es diferente.

Comunicadora social – periodista. Disfruta de las cosas pequeñas: leer un buen libro mientras viaja en metro, caminar sobre hierba, tirarse en una terraza a ver las estrellas, comer un helado o ir a cine sola. Las novelas históricas y las crónicas la atrapan con facilidad, lo mismo que un partido de fútbol o uno de tenis.

ARTÍCULOS RELACIONADOS