Sí, las palabras enamoran

Dejémonos de cuentos: las rosas y los chocolates mantienen vivo el amor, pero para enamorar a alguien basta con un par de palabras correctas para llegarle al corazón. Sabemos que esta semana Internet tendrá alto tráfico de búsquedas alrededor de San Valentín: ¿Qué le doy? ¿Cómo la conquisto? ¿Cuál es el regalo perfecto?

En el año 2016, Google reveló un estudio en el que “regalo de San Valentín” alcanzó las 4,7 millones de búsquedas. Esta cifra no suena tan loca cuando vemos a los hombres en las películas comerciales de Hollywood llegar con osos de peluche gigantes, ramos de rosas, joyas y tarjetas para sus parejas.

Incluso parece que dejar pasar esta fecha puede generar discusiones en algunas relaciones, pero hablemos claro y con un poco de cliché necesario: no necesitas millones para enamorarla, o enamorarlo.

Muchas veces no nos damos cuenta de que para enamorarnos de alguien, no necesitamos que nos dé un regalo, con su forma de expresarse, con los temas de conversación que espontáneamente surgen, incluso con un elogio, hacemos clic con ese otro. Los momentos más importantes de una relación están determinados por palabras: me gustas, ¿quieres ser mi novia?, te amo, ¿quieres casarte conmigo?

Todavía son las palabras las que enamoran. “Qué linda eres”, o “me encanta que me hagas reír”, que te despierte con un “buenos días, me levanté pensando en ti”, e incluso, “confío en ti”, “gracias” o “perdón”, son actos pequeños de amor, de esos que te aceleran el corazón, te hacen brincar y sonreír inevitablemente… y sí, aunque parezca cursi, así es.

En el año 2006, el día de San Valentín se vinculó a las festividades de Colombia, llamándose San Valentín a la colombiana, con el fin de complementar el día de Amor y amistad que se celebra en septiembre.

Para enamorar a esa persona todos los días, solo hace falta plantar jardines con tus palabras: sumérgela en conversaciones profundas que los conecten, agradécele por estar, por ser y por hacer, y recuérdale todo lo que sientes. A veces no vemos que con estos gestos positivos podemos cambiar todo: podemos sacar sonrisas, subir autoestimas, enamorar y recibir gratitud de vuelta.

Si quieres enamorar a alguien este 14 de febrero: hazle una carta, déjale un mensaje pequeño escondido en su bolso, escríbele un poema, déjale una nota de voz, hazle una propuesta inusual, y exprésale tus sentimientos, así seguro cultivarás ese sentimiento.

Dale el regalo que desees, pero nunca olvides acompañarlo con unas dulces palabras.


Apasionada por las letras, las personas y los viajes. Su carrera como comunicadora la sumergió en el mundo digital.

ARTÍCULOS RELACIONADOS